Taburetes para almacenaje

Taburetes para almacenaje


El taburete para almacenar es la solución a sus problemas. Si tienes cualquier tipo de objeto y no tienes espacio o no sabes donde guardarlo, lo que necesitas es comprar un taburete de almacenaje. Hemos escogido varios modelos para cada tipo de personalidad y junto con las mejores ofertas del 2018. No te quedes sin el tuyo y decora a tu gusto tu casa.

¿Por qué comprar un taburete para almacenar?

Este tipo de taburete es lo más similar en cuanto a practicidad a la otomana. Si lo que buscas es ahorrar en espacio a la vez que necesitas comodidad para realizar cualquier tipo de acción, has encontrado lo idóneo. Basta ya de sillas viejas o metálicas en las que duele el culo nada más sentarse. El acolchamiento de la tapa del taburete otomano para almacenaje es de lo más confortable. Este tipo de diván se encuentra en pocas tiendas y por ello hemos seleccionado el mejor carrusel de productos.

Esta otomana preciosa asegura que su contenido queda bien guardado y de manera segura. Gracias a la tapa correspondiente protege sus productos contra la suciedad, polvo y otras influencias externas. Sea en el salón, el dormitorio, el baño o incluso en la oficina, con este asiento con espacio se puede crear espacio en cualquier lugar! Ideal para almacenar p. ej. libros, ropa, bufandas, zapatos, juguetes, mascotas y mucho más!

5 usos que no sabías para un taburete

1- Taburetes como mesita auxiliar

¿Vives en un departamento en el que cada metro es imprescindible? Entonces el taburete para almacenar es un aliado importante en tu comedor. Puedes colocarlo a los lados del sofá, o incluso puedes combinar varios para que cumplan la función de una mesa de centro. Es tan cómodo que pensarás que estás en un cojín.

2- Taburete como plinto

Si tienes un adorno especialmente bonito, como un jarrón, una escultura, una pintura o incluso una planta frondosa y quieres darles protagonismo ¡súbelo a este tipo de taburete!

3- Como multiusos en la terraza o el jardín

Junto a la piscina, cerca de la parrilla, al lado de una silla para apoyar las bebidas, como asiento, en un rincón para colocar flores y plantas… Las posibilidades son infinitas. Y cuando haga frío lo puedes meter dentro de casa y lo utilizas para cualquier otra cosa que, como estamos viendo, un taburete nunca viene mal.

4- Como apoyo en el baño

Me encanta la idea de utilizar taburetes para almacenaje en los baños. Como son pequeños caben hasta en los más reducidos (que no tienen ducha ni tina) y son una forma original de presentar las toallas e incluso de ordenar los tan antiestéticos rollos de papel.

5- Como elemento decorativo

Hay algunos taburetes que tienen un diseño tan cuidado y hermoso que te sirven por sí solos como decoración. Mis favoritos son los que tienen forma de cubo y están rematados con polipiel.

¡En otomana nos encanta su aire vintage!

baul taburete para almacenar